La leyenda del perro de Don Bosco

Publicado en

La leyenda del perro de Don Bosco

Mucha gente conoce el italiano Juan Melchor Bosco, el sacerdote que ayudó a los niños pobres de la ciudad de Turín. Su trabajo fue seguido por los salesianos, donde existen varias instituciones educativas, iglesias y oratorios, que cuentan la historia de luchas y victorias del educador.

El tema también legendario, pero poco conocido, es el episodio del perro gris, un presunto fantasma que ayudó a Don Bosco a escapar en varios casos, cuya intervención divina se realizó a través de este particular espectro perrudo.

Durante los primeros días de su Ministerio el peligro tanto debido a los bandidos, que pensaba que tenía dinero, como por los comerciantes y a los funcionarios, que resintieron sus intentos para organizar y educar a su futura mano de obra barata. Con los años, Don Bosco había sobrevivido varios intentos en su vida. Podría haber sido muerto sin las intervenciones de este perro – casi inexplicables – el enorme Grigio. Cuando Bosco estaba en peligro, el perro aparecía de la nada para perseguir a los atacantes. Una vez que se restableció el orden, simplemente daba la vuelta y se iba.

Con los años, la reputación de Don Bosco creció y los locales ni los ladrones se atrevieron a tocarlo. El poderoso Grigio, que siempre fue atraído por los problemas, simplemente desapareció, para no ser visto otra vez.

En una ocasión, una noche en 1852, regresaba a casa solo, se dio cuenta que un matón le seguía a unos pasos de distancia, listo para golpearlo. Don Bosco empezó a correr, pero poco más, encontró en un rincón con el resto de la banda que había bloqueado el camino. Se detuvo de repente y clavado su codo en el pecho del primer atacante, quien cayó al suelo, gritando: "voy a morir! Voy a morir! "

El éxito de la maniobra lo salvó de un acosador, pero otra amenaza avanzaba. En este momento llegó el perro providencial. Saltando de un lado a otro, dando horribles ladridos con tanta furia que los malhechores tuvieron que pedir a Don Bosco que lo calmara. La imagen del perro era tan peligrosa que no había forma de no impresionarse por su tal ferocidad. Grigio era una especie de perro gigante guardián. Lo más interesante es el hecho de que personas que conocieron a Don Bosco describieron al perro y alguna cuenta que incluso este lo acariciaba, por supuesto con el permiso del Bosco. Hasta que hoy corre la leyenda en tiempos de desesperación, que afirma el santo nombre invoca el perro Grigio.

Cientos de mitos como este, aqui en el blog

Etiquetado en mitos

Comentar este post